Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

Lulú, el chimpancé que se creía niño: una historia curiosa del Zoobotánico de Jerez de la Frontera

La historia de Lulú, el chimpancé que se creía niño, en el Zoobotánico de Jerez de la Frontera. Descubre cómo el amor y la dedicación del equipo del Zoo ayudaron a Lulú a encontrar su verdadera identidad como chimpancé. Esta historia conmovedora nos recuerda la importancia de respetar y comprender las necesidades y comportamientos naturales de los animales.

Lulú, el chimpancé que se creía niño: curiosa historia de Jerez

En el año 1992, el Zoobotánico de Jerez de la Frontera contaba con una encantadora relaciones públicas llamada Mercedes Mateos, conocida cariñosamente como «Yeye». No solo era una apasionada de los animales, sino que también se había convertido en una auténtica «madre para los monos». Entre ellos, destacaba la historia curiosa de Lulú, el chimpancé del fotógrafo de Jerez.

Resulta que Lulú había sido confiscada por la policía al fotógrafo que la tenía como mascota. Afortunadamente, en el Zoo de Jerez decidieron acogerla y brindarle un hogar seguro y amoroso. Sin embargo, la adaptación de Lulú no fue tan sencilla como se esperaba.

Según cuenta Yeye, Lulú tenía una creencia bastante peculiar: se consideraba a sí misma un niño, no un chimpancé. Esta confusión planteó un desafío para el equipo del Zoo, quienes se vieron en la tarea de hacerle entender su verdadera identidad.

Yeye recuerda con humor: «Fíjate que ella pensaba que era un niño, no un chimpancé. Nos costó mucho hacerle ver que era un chimpancé». Sin duda, esta situación tan inusual requería de paciencia y creatividad para ayudar a Lulú a comprender su verdadera naturaleza.

Poco a poco, Lulú fue descubriendo su lado más salvaje

El personal del Zoo se dedicó a proporcionarle a Lulú un entorno enriquecedor, con actividades y juegos diseñados específicamente para estimular su comportamiento natural de chimpancé. A través de estas experiencias, esperaban que Lulú comenzara a conectarse con su verdadera identidad.

Poco a poco, Lulú fue descubriendo su lado más salvaje. Empezó a trepar árboles, a jugar con otros chimpancés y a utilizar herramientas para conseguir alimentos. Estos comportamientos eran indicativos de su verdadera naturaleza y evidenciaban su progreso en el proceso de aceptación.

La historia de Lulú es un recordatorio de la importancia de brindar a los animales las condiciones adecuadas para su desarrollo físico y emocional. A pesar de haber sido criada por un humano y haberse identificado erróneamente como un niño, Lulú pudo encontrar su lugar en la comunidad de chimpancés y vivir una vida plena y feliz.

La labor de Yeye y el equipo del Zoobotánico de Jerez fue fundamental para el éxito de esta historia. Gracias a su dedicación y amor por los animales, Lulú pudo superar su confusión y encontrar su verdadera identidad.

Esta anécdota nos recuerda que los chimpancés, al igual que otros animales, son seres inteligentes y complejos. Tienen sus propias necesidades y comportamientos naturales que deben ser respetados y comprendidos.

En conclusión, Lulú el chimpancé que se creía niño es una historia curiosa y conmovedora del Zoobotánico de Jerez de la Frontera. A través del amor y la dedicación del equipo del Zoo, Lulú pudo encontrar su lugar en el mundo de los chimpancés y vivir una vida plena, dejando atrás su creencia de ser un niño.

¿Te gustó esta noticia? Recibir gratis actualizaciones como ésta en tu teléfono móvil ¡es muy fácil! Todo a un solo clic.