Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

Leche frita: Un clásico irresistible en 5 pasos

Deliciosa leche frita casera en solo 5 pasos. Un postre tradicional fácil de preparar y que conquista paladares.

Un postre tradicional con un toque moderno

La leche frita es un postre clásico de la gastronomía española que enamora a paladares de todas las edades. Su textura crujiente por fuera y cremosa por dentro, junto a su sabor dulce y especiado, la convierten en una irresistible opción para finalizar una comida o disfrutar de un dulce capricho.

En esta receta, te proponemos la tradicional leche frita, incorporando algunos ingredientes y técnicas que la hacen aún más deliciosa e irresistible.

Ingredientes

  • 100 g de azúcar
  • 2 cucharadas de azúcar (para rebozar)
  • 1 huevo (para rebozar)
  • 40 g de harina de repostería
  • Harina de repostería adicional (para rebozar)
  • ½ cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 500 ml de leche
  • Cáscara de 1/2 limón
  • Cáscara de 1/2 naranja
  • 1 rama de canela
  • ½ cucharada pequeña de canela en polvo (para rebozar)
  • Aceite (para freír)

Elaboración

  1. Infusionamos la leche: En una olla, calienta la mitad de la leche a fuego medio-alto con la canela en rama, la cáscara de limón y la cáscara de naranja hasta que casi hierva. Retira del fuego, tapa y deja infusionar 25 minutos.

  2. Preparamos la crema: Cuela la leche infusionada en otra olla, añade el azúcar y mezcla bien a fuego medio-bajo. Disuelve la harina en el resto de la leche fría y añádela a la olla sin dejar de remover. Cocina hasta que espese (unos 10 minutos), removiendo constantemente para evitar grumos. Incorpora la esencia de vainilla y retira del fuego. Vierte la crema en una fuente, tapa con film transparente al ras y refrigera al menos 2 horas.

  3. Cortamos y rebozamos: Una vez fría y cuajada, desmolda la crema sobre una superficie enharinada. Córtala en rectángulos o la forma que prefieras. Pasa cada trozo por harina, luego por huevo batido y finalmente por una mezcla de azúcar y canela en polvo.

  4. Freímos: Calienta abundante aceite en una sartén. Fríe la leche frita por tandas hasta que esté dorada por todos lados. Escurre sobre papel absorbente.

  5. ¡Disfruta! Sirve la leche frita caliente o templada, espolvoreada con azúcar y canela en polvo adicional al gusto. Acompaña con helado, nata montada o fruta fresca para un toque especial.

Consejos

  • Para un sabor más intenso a vainilla, puedes usar una vaina de vainilla en lugar de esencia.
  • Puedes aromatizar la leche frita con ralladura de limón o naranja adicional.
  • Si la crema te queda demasiado espesa, puedes añadir un poco más de leche fría mientras la cocinas.
  • Para que la leche frita te quede crujiente, asegúrate de que el aceite esté bien caliente antes de freírla.
  • No frías demasiada leche frita a la vez, ya que esto podría bajar la temperatura del aceite y hacer que la leche frita se ablande.

¡Anímate a preparar esta deliciosa leche frita casera y sorprende a tus familiares y amigos con un postre tradicional irresistible!

#Repostería #Postres #LecheFrita

¿Te gustó esta noticia? Recibir gratis actualizaciones como ésta en tu teléfono móvil ¡es muy fácil! Todo a un solo clic.