Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

El Hermano Adrián del Cerro: un paso más hacia la santidad

Se inicia el proceso de beatificación del Hermano Adrián del Cerro, conocido como el «limosnero de Dios» en Jerez de la Frontera.

Un hombre de bondad y entrega

El martes 28 de mayo de 2024, en el Santuario San Juan Grande de Jerez de la Frontera, se dio un paso importante hacia la beatificación del Hermano Adrián del Cerro. En un emotivo acto presidido por el obispo de la Diócesis, monseñor José Rico Pavés, se abrió oficialmente el proceso diocesano de beatificación y canonización del religioso hospitalario.

El Hermano Adrián, conocido cariñosamente como el «limosnero de Dios», fue un hombre de gran bondad y entrega a los más necesitados. Dedicó su vida a ayudar a los enfermos y pobres de Jerez, recorriendo las calles de la ciudad con su boina y su inmensa sonrisa para pedir limosna. Era un personaje muy querido en la ciudad, y su muerte en 2015 dejó un gran vacío entre los jerezanos.

Un proceso con gran expectación

La apertura del proceso de beatificación ha generado una gran expectación en Jerez y en toda la Diócesis. Son muchos los que esperan que el Hermano Adrián sea elevado a los altares, como reconocimiento a su vida ejemplar y su dedicación a los demás.

El proceso diocesano constará de varias fases. En primer lugar, se ha creado una comisión eclesiástica que durante un mes recogerá testimonios de personas que conocieron al Hermano Adrián. Una vez finalizada esta fase, se celebrará un acto de cierre en la Catedral de Jerez y la comisión enviará sus dictámenes a Roma.

Colaboración para la beatificación

Todas aquellas personas que deseen colaborar con el proceso de beatificación pueden hacerlo a través de una transferencia bancaria a la cuenta de la Obra Social San Juan Grande (ES90 2100 8688 7802 0007 7098) o a través de Bizum (código 03419). También se pueden hacer donativos en las huchas habilitadas en los mostradores del Hospital San Juan Grande.

Un ejemplo de bondad y amor al prójimo

El Hermano Adrián del Cerro es un ejemplo de bondad, entrega y amor al prójimo. Su vida nos enseña que todos podemos ser santos si nos entregamos a los demás y servimos a los más necesitados. Su proceso de beatificación es una oportunidad para recordar su legado y para que su ejemplo inspire a las nuevas generaciones.

#BeatificaciónHermanoAdriánDelCerro #SiervoDeDios #JerezDeLaFrontera #IglesiaCatólica