Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

El Defensor de la Infancia y Adolescencia de Andalucía aboga por el bienestar de los niños y niñas huérfanos por violencia de género

En este artículo se destaca el compromiso de Jesús Maeztu, Defensor de la Infancia y Adolescencia de Andalucía, con los niños y niñas huérfanos por violencia de género. Se mencionan los desafíos a los que se enfrentan estas familias y se insta a la sociedad y a las administraciones públicas a tomar medidas para mejorar su calidad de vida. También se abordan otros desafíos que afectan a la infancia andaluza, como la falta de atención especializada en pediatría y las carencias en la asignación de recursos para el alumnado con necesidades especiales. Se hace un llamado a la acción para proteger y apoyar a estos niños y niñas huérfanos por violencia de género.

En un mundo ideal, los niños y niñas deberían crecer en un entorno seguro y amoroso, rodeados de la protección y el cuidado de sus padres. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y a menudo dolorosa. La violencia de género ha dejado a muchos niños y niñas sin sus madres, y es nuestro deber como sociedad brindarles el apoyo y la atención que necesitan para superar el trauma y construir un futuro digno.

Jesús Maeztu, el Defensor de la Infancia y Adolescencia de Andalucía, ha sido un firme defensor de los derechos de estos niños y niñas. En la entrega del Informe Anual de Infancia y Adolescencia 2022 al presidente del Parlamento andaluz, Jesús Aguirre, Maeztu ha destacado los múltiples desafíos a los que se enfrentan estas familias y ha instado a la Administración a tomar medidas para mejorar su calidad de vida.

La importancia de una atención especializada

Los niños y niñas huérfanos por violencia de género necesitan una atención especializada que se adapte a sus necesidades y circunstancias. Han experimentado uno de los mayores dramas a los que alguien puede enfrentarse: ser hijos e hijas de los asesinos de sus madres. Es fundamental que la sociedad y los poderes públicos les brinden el apoyo necesario para superar este trauma y garantizarles un futuro digno.

Desde el año 2003, se han contabilizado 388 niños y niñas huérfanos por violencia de género en España, 75 de ellos en Andalucía. Estas cifras son desgarradoras y nos muestran la urgente necesidad de tomar medidas para proteger a estos niños y niñas.

Retos y desafíos para las administraciones públicas

Jesús Maeztu ha identificado varios retos a los que se enfrentan las administraciones públicas para garantizar la protección y los recursos necesarios para estas víctimas. Entre ellos se encuentran:

  • Ampliar el acompañamiento a los niños y niñas durante más de 48 horas después del entierro de sus madres.
  • Evitar la victimización de estos menores en los procesos judiciales, por ejemplo, en la asignación de la custodia o en la futura excarcelación de sus progenitores.
  • Proteger sus derechos patrimoniales y garantizarles acceso a recursos y servicios más allá de la protección judicial.

Además, Maeztu ha destacado la importancia de las ayudas económicas, como la pensión de orfandad, y ha instado a Andalucía a seguir el ejemplo de otras comunidades autónomas que brindan ayudas específicas a los huérfanos por violencia de género.

La importancia de la recopilación de datos y la sensibilización social

Para abordar eficazmente este problema, es fundamental contar con datos estadísticos precisos y actualizados. Jesús Maeztu ha demandado una mejora en el sistema de recopilación e información de datos estadísticos para poder tomar decisiones informadas y diseñar políticas efectivas.

Además, es necesario potenciar acciones de investigación, campañas de sensibilización social e información para concienciar a la sociedad sobre la gravedad de la violencia de género y sus consecuencias en los niños y niñas.

Otros desafíos para la infancia andaluza

El Informe Anual de Infancia y Adolescencia también aborda otros desafíos que afectan a la infancia andaluza. Entre ellos se encuentran la falta de atención especializada en pediatría, especialmente en entornos rurales, y las carencias en la asignación de recursos y medios profesionales para el alumnado con necesidades especiales.

Además, Maeztu ha expresado su preocupación por las conductas violentas en las aulas, el acceso a la vivienda, los cortes de luz, la protección del medio ambiente, los estereotipos sobre los menores migrantes y el aumento de las notificaciones de maltrato a menores de edad.

Para abordar estos desafíos, se llevarán a cabo jornadas de coordinación de las Defensorías del estado y autonómicas en noviembre, donde se discutirán las situaciones de riesgo en la infancia y se buscarán soluciones efectivas.

Conclusión

La violencia de género ha dejado a muchos niños y niñas sin sus madres, y es nuestra responsabilidad como sociedad brindarles el apoyo y la atención que necesitan. Jesús Maeztu, el Defensor de la Infancia y Adolescencia de Andalucía, ha destacado la importancia de una atención especializada y ha instado a las administraciones públicas a tomar medidas para proteger y apoyar a estos niños y niñas.

Esperamos que este llamado a la acción sea escuchado y que se tomen las medidas necesarias para garantizar un futuro digno para todos los niños y niñas huérfanos por violencia de género.

Si quiere presentar una queja o una consulta pinche en el siguiente enlace

¿Te ha gustado este artículo? ¡Pues no te pierdas ni uno! Suscríbete gratis a nuestras actualizaciones y recibe en tu móvil toooodo lo nuevo. Un solo clic y ¡tachán! Estás a la última.
Fuente Protección de menores
Vía Violencia de género