Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

Diego Fernández de Herrera: El valiente caballero de Jerez de la Frontera

Conoce la historia de Diego Fernández de Herrera, el valiente caballero de Jerez de la Frontera que se infiltró en el campamento enemigo y acabó con su caudillo. Descubre cómo su valentía y astucia llevaron a una sonada victoria para los jerezanos en esta emocionante batalla.

Diego Fernández de Herrera, un noble caballero nacido en Jerez de la Frontera en el siglo XIV, es recordado por su valentía y heroísmo en la batalla que encumbró su nombre a la fama. Poco se sabe sobre su vida antes de este hecho de armas, pero se sabe que pertenecía a una familia de nobles guerreros establecida en Jerez desde la conquista definitiva a los musulmanes en el siglo XIII.

Dedicado a la carrera militar, Diego participó en varias escaramuzas fronterizas con los musulmanes. Incluso fue capturado en una de ellas y vivió durante un tiempo en tierras de moros, donde aprendió su lengua y costumbres. Pero fue en el año 1339 cuando su valentía y astucia se pusieron a prueba.

En ese año, Abū Malik, conocido como el Infante Tuerto, hijo del rey de Marruecos de la dinastía de los Benimerines, puso sitio a Jerez acampando cerca de la ciudad, en las inmediaciones del río Guadalete. Durante varios meses, los musulmanes intentaron conquistar la población, aprovechando la ausencia de Alfonso XI de Castilla y la falta de ayuda para los jerezanos.

Ante esta extrema situación, Diego Fernández de Herrera propuso a los caballeros capitulares un audaz plan: atacar el campamento enemigo y acabar con su caudillo. Vestido como un atacante más, se infiltró entre las tropas norteafricanas y esperó pacientemente. Y su valentía fue recompensada.

Con el estruendo de tambores y trompetas, las tropas jerezanas llegaron al campamento enemigo, lo que hizo salir de su tienda a Abū Malik. En ese preciso momento, Diego Fernández de Herrera lo asesinó, dejando desconcertadas a las huestes musulmanas. Aprovechando el caos, los cristianos atacaron y obtuvieron una sonada victoria.

Sin embargo, la victoria tuvo un amargo sabor para Diego, ya que las heridas que recibió en la batalla acabaron con su vida en pocos días. Fue enterrado con todos los honores en la parroquia de San Marcos y desde entonces es considerado un héroe por todos los jerezanos.

Bibliografía: Parada y Barreto, Hombres ilustres de Jerez de la Frontera.
¿Te gustó esta noticia? Recibir gratis actualizaciones como ésta en tu teléfono móvil ¡es muy fácil! Todo a un solo clic.
Fuente Historia