Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

EL RECETARIO | Origen y RECETAS de las COLIFLORES

Se trata de una verdura originaria del Mediterráneo oriental (Líbano, Siria). En la Antigüedad no era consumida como alimento. Se utilizaba para tratar algunas enfermedades como el dolor de cabeza o la diarrea. Los primeros en cultivarla fueron los romanos. Desde Italia se extendió a distintas regiones del mediterráneo. Fue en el siglo XVI cuando su cultivo llegó a Francia e Inglaterra. En el XVII la coliflor ya se cultivaba en la mayor parte de Europa y no fue hasta el siglo XVIII cuando llegó a España. China es, actualmente, el principal productor de coliflor, aunque esta verdura se cultiva en todo el mundo.

Las coliflores se encuentran en su mejor momento entre los meses de septiembre y enero, pero podemos disponer de ellas durante todo el año.

Según su color, se distinguen:

  • La blanca es la variedad más común. El color blanco es debido a que se impide el desarrollo de la clorofila al no darle el sol.
  • La verde es más aromática que la anterior y tiene más vitamina C. El romanesco es un tipo de coliflor verde.
  • La morada contiene unos pigmentos naturales responsables de ese color, convirtiéndose en un tono verdoso tras la cocción.

Hoy te traemos a EL RECETARIO coliflores aliñás y las refritas con ajo.

Coliflores aliñás

Ingredientes:

  • 1/2 coliflor
  • 1 tomate duro y rojo
  • 1/2 cebolla
  • sal
  • aceite de oliva
  • vinagre.

Elaboración: 

Se trocea la coliflor en «arbolitos» pequeños con las manos. Se corta el tomate y la cebolla en trozos pequeños. Se aliña con la sal, aceite y vinagre. Dejamos reposar un ratito y listo para servir.

Coliflores refritas con ajo

Ingredientes:

  • 1 Coliflor
  • agua
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal

Elaboración: 

Pelamos de verde la coliflor y la lavamos. Si es muy grande, la cortamos a trozos. La ponemos en una olla y la cubrimos con agua y le echamos sal. Ponemos a hervir. Mientras, calentamos el aceite y le añadimos el ajo.Escurrimos la coliflor y se la añadimos al aceite con el ajito poco a poco. Machacamos con la espumadera para que se vaya deshaciendo los trozos de coliflor (no mucho para que no parezca una poleá). Cuando están refrita, se aparta. Si se quiere cuajar un huevo en la misma sartén se le hace un hueco y se echa el huevo, con un poquito de sal y «pa reventá los enanos».

Esperamos que te haya gustado. Más recetas en este enlace.

¿Te gustó esta noticia? Recibir gratis actualizaciones como ésta en tu teléfono móvil ¡es muy fácil! Todo a un solo clic.